Preparar una pasta con sosa y agua. En caliente, aplicar con pincel sobre la superficie a decapar. La pintura se reblandece y se elimina rascando. Evitar tiempos prolongados de contacto: puede quemar la madera y ennegrecer la superficie.

 

MUY IMPORTANTE: Utilizar guantes y protección para los ojos/cara.

 

AnteriorEl Bicarbonato Sódico y sus sorprendentes aplicaciones
SiguienteJabón en pasta